10 ventajas y desventajas de competir mucho

Todos nosotros planteamos temporadas totalmente diferentes y casi nunca hay dos temporadas iguales. Como comentaba con un amigo también corredor, a principios de año planificamos un calendario que luego vamos cumpliendo como buenamente podemos. Siempre hay cambios y algunas veces no sabemos si competir mucho o poco.

Hay carreras a las que nos planteamos llegar al 100% y el día a día, los entrenamientos y en general, las circunstancias de cómo se desarrolla el año, hace que cambiemos de objetivos, que carreras que no nos hacían mucha ilusión sean un gran sueño y que carreras marcadas como A en nuestro calendario pasen a ser C o que ni si quiera nos presentemos.

La realidad es que es complicado, pero como siempre, tenemos que buscar nuestra propia excelencia y cuánto más nos conocemos nosotros y nuestro entrenador (los que tengan), más fácil es conseguir esa temporada perfecta.

Pese a eso, las claves para lograrlo me siguen pareciendo algo básico: La conciencia y la flexibilidad. Tanto en nuestro calendario, como en nuestros entrenamientos.

Me explico.

Con conciencia me refiero a escuchar a nuestro cuerpo, nuestro estado físico y nuestras motivaciones. Esto no sólo nos permite saber qué necesitamos en cada momento, sino hacer de esto algo que apenas nos lleve esfuerzo. Los entrenamientos no deberían ser una obligación, sino un plan soñado para ser mejores. Eso requiere esforzarnos, sacrificarnos y días ilimitados de sudor, pero no necesariamente tienen que ser una tortura. Entrenar es nuestra elección. Uno puede exigirse el máximo y aún así hacerlo con una sonrisa y el corazón lleno.

Y con flexibilidad me refiero a que cuando ganamos conciencia, y nos entendemos, sabemos en todo momento como estamos recuperando, cómo nos sentimos y qué nos motiva. Es mucho más fácil cuando uno es flexible. No sirve de nada un calendario fijo o un planning de entrenos predeterminado. ¿Por qué? Por que eso TE LIMITA. Tanto por arriba como por abajo. Quizás pases por unos días en los que necesites recuperar más, tengas más estrés laboral o un simple resfriado. Algunos entrenos no salen y tú te frustras. En ese momento necesitas otras cosas, otros entrenos… adaptar todo para rendir a tus capacidades. No peor, diferente. Y alguna veces, estárás rindiendo mejor, tienes más horas disponibles o simplemente tu cuerpo recupera mejor y necesita más fuego. Hay que darle más, adaptar, crear más grado de incomodidad para seguir creciendo… Si no hay flexibilidad, no estás entrenando de manera optima.

Pues eso, con las temporadas pasa todo esto. Hay que conocerse y ser flexible.

Algunos deciden competir mucho y otro deciden hacerlo muy poco. Al final, es cuestión de preferencias, de condiciones y de entender los motivos por los que hacemos X o Y.

El 2018, por ejemplo, lo planteé como una temporada abierta. Sabía que 2018 iba a ser un año poco competitivo (en cuanto a resultados) y con muchas nuevas experiencias. Algunos amigos corredores, al ver las carreras que iba haciendo, me decían que estaba loco o qué no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. Pero una y otra vez les intentaba explicar que esta temporada era PARA ESTO. Quería descubrir carreras que antes no había tenido la ocasión de correr, quería acumular kilómetros y un alto nivel de fatiga para preparar un 2019 con mucho más foco, y sobretodo más bagaje. Quería ponerme en situaciones difíciles e intentar superarlas… Y si miro atrás, puedo decir que he conseguido la temporada que buscaba.

Este 2019 sin embargo, va de algo diferente. Va de periodos de entrenamiento más largos, con más estructura, menos carreras y más frescura. También es un año con más presión, porque si hay menos carreras, lo quiero hacer mejor y puedo fallar menos. 2020 volveré a repetir un año como el 2018, dejándome llevar y compitiendo mucho más.

Es relativamente sencillo, entiende qué quieres y ve a por ello.

Como muchos aún estéis definiendo calendario, voy a dejar algunas ventajas y desventajas de competir mucho.

5 ventajas de competir mucho

  1. Muchos corremos porque simplemente es divertido. No siempre se trata de competir, y correr en carreras te permite hacerlo con amigos en un ambiente festivo.
  2. Competir a menudo te permite descubrir lugares nuevos que de otra manera no hubieras visitado y descubrir senderos que sólo los locales conocen.
  3. Puedes utilizar las carreras como entrenamientos de calidad, haciéndose estos mucho más amenos.
  4. O utilizar estas carreras como tiradas largas con un mayor grado de seguridad y sin preocuparte por llevar mucho avituallamiento encima.
  5. Puedes experimentar mucho más, tanto con tu nutrición, con el material y con la estrategia de carrera

5 desventajas de competir mucho

  1. Es mucho más caro. En inscripciones, desplazamientos, dietas y alojamiento.
  2. Si las quieres competir al 100%, correrás más fatigado y tu rendimiento será peor.
  3. Tus periodos de preparación serán menores, por lo que podrás entrenar mucho menos.
  4. Puedes llegar a quemarte de competir y llegar sin hambre a las carreras. En los momentos decisivos te puede faltar esa exigencia que tienes cuando es un objetivo importante.
  5. Si intentas competir al máximo, aumentas inevitablemente tu riesgo de sufrir lesiones.

1 comentario

  1. Maria Lluisa Ruiz Adell

    Tienes razón, quizás me haces ver aspectos que no Le daba importancia. Gracias Carlos??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *