Con las manos en la masa. Predicando con el ejemplo.
Con las manos en la masa. Predicando con el ejemplo.

Después del parón de final de temporada y pese haber vuelto a correr, el peso no baja. Es más, por no decir que no baja, en las dos últimas semanas ha subido. Mi báscula lo ha corroborado esta mañana. ¡78 kilazos de pura potencia!

Así que aunque lo he intentando más o menos durante estos últimos días (con escasísimo éxito como puedes ver), es hora de ponerse serio y manos a la obra para quitarse esos kilos de más que he ganado en las últimas semanas.

Aprovecho el post para puntualizar algo que vengo pensando desde hace mucho: Veo mucha obsesión por el peso, y no precisamente por el propio, sino el del material.

Que si zapatillas minimalistas, que si frontal más ligero, que si «dejarse» algo en algún avituallamiento para no cargar 300g de más… Y sí, el peso cuenta, y más de lo que nos pensamos, pero quizás primero deberíamos cortar de otros sitios y no del material que llevamos en la montaña.

Aquí te dejo 7 claves para bajar de peso mientras corres. Será mi biblia las próximas semanas:

1. Tu peso ideal está definido por tu genética, así que antes de nada, elimina dudas y encuentra a un profesional que pueda ayudarte y controlarte. Tu objetivo debería ser perder peso en forma de grasa y sin perder músculo para mantener la misma potencia.

2. No pases hambre y definitivamente, come bien. No puedes sentirte sin energía si quieres seguir corriendo a buen nivel. No es tan importante la cantidad como la calidad de lo que comes.

3. Relacionado con lo anterior, intenta que todos los alimentos que consumas sean de origen natural y poco procesado. Frutas, mucha verdura y legumbres, pasta y arroz integral, etc.

4. Alimentos prohibidos: Azúcares refinados, harinas, galletas, bollería, frituras y alcohol. Nada nuevo ¿verdad?

5. No dejes de consumir grasas, pero que sean saludables y obviamente no en grandes cantidades. Algunos ejemplos: Aceite de oliva virgen extra, aguacates, frutos secos naturales, semillas, etc.

6. Hidrátate bien y evita las bebidas con carbohidratos fuera de los entrenos largos. Nada de zumos de fruta de supermercado, ni CocaCola, ni nada por el estilo. Tu mejor aliado, el agua. Y si te gusta el té como a mi, estás de suerte, porque tanto el té verde como el rojo ayudan a la quema de grasas por su alto contenido en teína y polifenoles antioxidantes.

7. Supleméntate adecuadamente. Con el entrenamiento, el trabajo, la familia y el ajetreo del día a día, es normal que algunas veces nos quedemos cortos y no tomémos todo lo que nuestro cuerpo necesita. Llevar una dieta equilibrada y sin carencias puede ser complicado, sobretodo si tiras al ultra fondo, así que no es una mala idea informarse y suplementarse con lo que necesites, durante el día o con bebidas de recuperación después de los entrenos.

 

Comments are closed.