De tanto en tanto nos topamos con pequeñas cosas que nos recuerdan que, si podemos salir a correr, somos unos verdaderos privilegiados.

En Malta a estas alturas del año hay días con muchísimo viento, de los que cuesta de verdad correr en contra. Y la lluvia, bueno, aparece cuando le da la gana. Ahora hace más frío que las últimas semanas, pero nada espectacular, lo suficiente como para que algunos días de pereza salir de casa.

Es en días como estos cuando me recuerdo que hay tantas otras personas que no pueden hacer lo que nosotros, correr, y que la vida son dos días…

¡Hay que exprimirla al máximo!

Lo sé, lo sé. Es un topicazo, pero qué importa ¡es cierto! Pasan los días y si sólo «sobrevives» sin sentir que te esfuerzas por algo o haces algo único, todo pasa en vano.

Si «tienes» que salir a correr por seguir los entrenamientos, no te pongas excusas ¡sal! Aunque lo que de verdad me gustaría es que quisieras salir a correr.

De verdad, eres un privilegiado. Sólo vivimos un presente y cuando lo dejamos pasar sin hacer nada, desaparece. Nunca más vamos a recuperarlo. Tienes los días contados y se te están escapando entre los dedos.

El frío tiene una mala fama inmerecida increíble, a fin de cuentas lo único que te pide es algo más de abrigo. ¿Y a cambio? A cambio te da infinidad de cosas.

Te da ese aire tan limpio que trae. Cuando llueve, te da ese olor inconfundible a tierra y hierba mojada, y también te da la oportunidad de correr en paz, cuando el resto del mundo está en casa, refugiado.

Por el frío las duchas calientes saben mil veces mejor. Y cuando hablamos de comer caliente, es imposible decir lo mucho que abre el apetito. Y la sensación de poder acurrucarse bajo una manta pensando en lo mucho que te lo has ganado.

Cuando vivimos siguiendo la línea de vida más cómoda, las cosas saben más insipidas. En cambio, cuando probamos cosas nuevas, hacemos cosas que inicialmente parecían difíciles o nos daba pereza, es cuando todo lo demás toma a su vez más sentido.

La próxima vez que salgas a correr con frío, sal a disfrutar y a saborear eso que llamamos «mal tiempo». Cuando en tu mente disfrutas de algo, esa es la realidad que vives.

 

One Comment

  1. Juan Pablo Ruiz

    Muy bueno el post Mantero! Mucha gente me dice que hago corriendo con este tiempo hahahaha!.» Muy de acuerdo con el «correr en paz, cuando el resto del mundo está en casa, refugiado». Hoy he salido y no iba ni un alma en la calle y mañana más y mejor 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *