Muchos corredores subestiman cuánto tardamos en recuperarnos después de correr un ultra trail o una maratón, pero lo cierto es que da igual quién seas o lo mucho que hayas entrenado, para todos las reglas son las mismas: Si no le das a la recuperación la importancia que se merece, corres el riesgo de quemarte o lesionarte.

Puede que después de sólo un par de días de descanso, notes que tus músculos y articulaciones están de lujo, pero no dejes que tus piernas te engañen. A menudo, los sistemas mecánicos son los que menos sufren durante esta clase de esfuerzos.

Sistemas no tan aparentes, como el nervioso, el endocrino o el metabólico, son los que realmente acaban tocados después de correr un ultra trail o después de una temporada exigente. Tu cuerpo tiene heridas invisibles que necesitan un largo descanso, a veces, varias veces superior al que necesitaríamos para recuperarnos muscularmente.

Entonces ¿cómo debes descansar entre temporadas? ¿cuál es la mejor estrategia? y sobretodo, ¿durante cuánto tiempo?

Cómo y cuánto descansar entre temporadas

Toda temporada debería acabar con un buen periodo de recuperación, y lo más difícil es saber cuándo y cuánto, porque el cómo es simple: la primera solución es parar de correr, o al menos durante unos días.

Descansar parece más un arte que una ciencia, pero…

¿Cuál es mi recomendación?

Desconecta totalmente al menos durante 3 o 4 semanas.

Si el cuerpo te lo pide, sigue descansando hasta que estés los suficientemente motivado como para volver a entrenar con estructura. Y si eso te lleva 6 semanas o más sin correr ni un sólo kilómetro, ¡qué así sea! Relájate.

Algunos maratonianos no mueven ni un músculo durante dos meses, y otros, como la leyenda de las ultras Scott Jurek, también siguen esta estrategia.

A continuación te doy algunas pautas más concretas para realizar tu descanso entre temporadas:

  1. Lo ideal es cerrar la temporada bajando el volumen de entrenos progresivamente, como si estuvieras haciendo tapering, y no de golpe, ya que te ayudará a gestionar mejor la ansiedad por volver a correr.
  2. Tómate 1 o 2 semanas de descanso absoluto. Intenta no correr ni te plantees colgarte ningún dorsal. En esta fase esta totalmente prohibido. Puedes aprovechar para hacer algo de ejercicio de manera muy suave si no consigues aguantarte las ganas. Es momento de utilizar la elíptica, nadar, ciclismo, natación, etc.
  3. Una vez hayas pasado la fase de descanso absoluto prueba a hacer salidas cortas dos o tres días por semanas a ritmo muy suave. También puedes empezar a introducir sesiones más largas con la bici, siempre en la zona aeróbica.
  4. Pasadas las 3 o 4 semanas puede empezar a retomar los entrenamientos con más estructura y a planificar la pretemporada correctamente.

El periodo entre temporadas es el momento perfecto para hacer un ejercicio de introspección y evaluar como ha ido la temporada.

Define los objetivos de la siguiente, y planea los entrenos de los próximos meses. Te será mucho más fácil empezar de nuevo si tienes claro que quieres conseguir y cómo vas a entrenar.

Además, si es que no lo has hecho ya, plantéate si quieres que alguien te ayude con los entrenos. Aquí tienes 4 grandes razones por las que deberías tener entrenador. Si quieres que te eche una mano, puedes contactarme por aquí.

Por último, cuida tu alimentación. Come lo que te apetezca pero vigila con las cantidades. Es normal ganar dos o tres kilos estando parado, pero intenta no descontrolarte demasiado. No tienes porque obsesionarte, pero si ganas mucho peso durante estas semanas, te costará más volver a ponerte en forma.

La nutrición tiene un papel fundamental en el desarrollo de cualquier corredor.

Recuerda: El objetivo de la pre-temporada es crear unos cimientos fuertes, y la única manera de conseguirlo es recuperándote totalmente. Si no lo haces, cuando llegen los entrenos más duros de mediados de temporada, es más que probable que sufras de lo lindo y no rindas lo que te gustaría.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *