Volver a correr después de un parón: 8 claves para no morir en el intento

vlcsnap-2015-10-24-10h23m25s472Si hay algo inevitable en esto del correr es que corras lo que corras, todos necesitamos parones para recuperarnos tanto física como mentalmente.

Algunas veces nos veremos obligado a ello por lesión, otras veces será porque acaba nuestra temporada (y con ellos nuestros objetivos) y otras veces, será uno de esos pequeños parones a mitad de temporada que hacemos para coger fuerzas.

Sea como sea, cuando volvemos a correr después de un parón, no podemos continuar haciendo las cosas como cuando las dejamos. Si no queremos rompernos hay que hacer las cosas de otra manera.

Aquí te dejo con algunos consejos que le daría a cualquiera que empezar a correr después de un parón.

1. Empieza progresivamente

Cuando un corredor vuelve a la actividad después de un parón, la mayoría lo hace pasado de peso, lo que supone una mayor tensión para el organismo. Hay que empezar progresivamente y olvidarte de cuánto solías correr de forma regular. No porque hayas sido capaz de lograr tal o cual marca o correr tantos kilómetros, significa que ahora mismo estés en condiciones de hacerlo de nuevo.

2. Come mejor

En relación con lo primero, si vas pasado de peso, es hora de ponerse serio con la dieta y bajar alguno de esos kilos de más comiendo mejor. Menos peso, menor estrés, mejores tiempos de recuperación, más progreso… Todo va de la mano.

3. Se paciente y corre despacio

No puedes volver a tener una buena base de la noche a la mañana. Tienes que tener paciencia y olvidar los ritmos a los que solías entrenar. Es hora de hacer mucho entrenamiento a ritmos bajos y dejar aparcados los entrenos de intensidad o a ritmos alegres hasta que hayan pasado entre 6 y 8 semanas desde que volviste al ruedo. Guíate por tu pulsómetro y no por ritmos de minuto/kilómetro.

4. Recupera bien

Mímate mucho más de lo normal y recupera bien después de cada entreno. Al igual que no te recomiendo que corras de nuevo todos los kilómetros que estabas acostumbrado, tampoco vuelvas a ponerte a correr todos los días de la semana. Intercala días de descanso como obligación y por qué no, si quieres, cruza entrenamientos. Duerme en condiciones, come bien, visita el fisio

5. Entrena en compañía

Siempre es más fácil volver a la rutina si entrenas en grupo o con un compañero de fatigas, y si está en mejor forma que tú ¡mejor! Los corredores reaccionamos mejor a los entrenamientos y las nuevas rutinas en equipo. Además, entrenar de la mano de otros corredores te hará ver que tú también puedes recuperar el tono.

6. Olvida tu anterior yo

En definitiva, olvida tus marcas. Nada está garantizado y debes ganártelo TODO y siempre. Que hayas logra X marca no significa nada. Cada temporada, después de cada parón, piensa que empiezas de cero, y tú y tus próximos entrenos son los únicos que definen cómo de rápido o lejos correrás los próximos meses. Entrena como si no tuvieras mejores marcas personales y despierta el gusanillo de la competición corriendo alguna carrera. No te la tomes demasiado en serio, simplemente vive el ambiente.

7. Escribe un diario de entrenos

Éste es tan buen momento como cualquier otro para empezar a escribirlo, pero aprovechando que empiezas de “cero”. ¿Por qué no empezarlo ahora? Hay una cita que dice que aquello que no medimos no es mejorable, y es precisamente eso lo que nos proporciona llevar un diario de entrenos. Saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Motivarnos con nuestro progreso.

8. Pónte un gran reto

Llevas meses entrenando y cuando finalmente toca descansar (has corrido esa carrera con la que tanto soñabas o se ha acabado tu temporada), sientes un inmenso vacío. Corremos porque podemos y nos encanta, pero no hay nada como tener objetivos en el horizonte para volver a motivarnos a correr. Tenerlos nos hace correr con propósito y nos ayuda a enfocarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *