Cr√≥nica: I Trail de l’Arbo√ß

La gran mayoría de crónicas de carrera me parecen aburridas, así que aquí me encuentro, escribiendo esto e intentando no aburrirme a mi mismo. ¡Ah! y si te aburro me hago totalmente responsable, y es que en definitiva no es tarea fácil transmitir fielmente las tan intensas sensaciones que se viven cuando competimos.

Ahora, que a√ļn tengo frescos los recuerdos, voy a contarte qu√© tal me fu√© en la primera edici√≥n de la Trail de l’Arbo√ß.

El 22 de septiembre fu√© mi √ļltima participaci√≥n en una carrera de trail running. Por aquel entonces a√ļn estaba con la preparaci√≥n de la TCS Amsterdam Marathon y despu√©s de comer a diario tanto asfalto, necesitaba cambiar de aires.¬†Aquel d√≠a corr√≠ una media marat√≥n con una decente sexta posici√≥n y que me sirvi√≥ para tener a√ļn m√°s claro que √©ste 2014 iba a ser 100% trail running.

El domingo, despu√©s de semanas de entrenos, volv√≠ a competir por monta√Īa. Digamos, pues, que fue una de las dos pruebas a las que me enfrentar√© antes de la Transvulcania. La otra es la marat√≥n de La Talaia by Hagl√∂fs.

¬ŅEl resultado final? 8¬™ posici√≥n y 2:32:05 en el crono para los 31 km de recorrido.

I Trail de l’Arbo√ß

Recorrido y altimetría Trail de l'Arboç
Recorrido y altimetr√≠a Trail de l’Arbo√ß

Mi intención era empezar muy suave durante los primeros kilómetros para ir progresivamente cogiendo velocidad, sobretodo reservando para apretar desde el km16 en adelante, que coincidía con una fuerte pendiente de unos 3 kilómetros.

Viendo el ritmo inicial de algunos corredores me sentí tentado a engancharme y mantenerme en el grupo de cabeza, pero tal y como tenía previsto decidí mantener una marcha más conservadora.

El parcial de los primeros cuatro kilómetros salió a menos de 4min/km y para el primer tramo de bajada, el grupo ya se había dilatado bastante.

Al pasar por el avituallamiento del kilómetro 8 (después de un ascenso de 2km) tiré parte de la bebida y no conseguí coger nada para beber. Detrás tenía pegado al corredor con el que me iría intercambiando la séptima y octava posición durante toda la carrera. Me ofreció el botellín de agua que llevaba en la mano y aminoré un poco el paso, y aunque agradecí enormemente el gesto, subí el ritmo rápidamente ya que a continuación venía una fuerte bajada. Después de todo, descendiendo es cuando más cómodo me siento y tenía que aprovecharlo.

Justo después me encontré con una trialera bastante empinada que no conocía, pero una vez superada, me esperaban unos cuatro kilómetros muy rápidos rodeando el pantano hasta cruzar la presa. A todo esto, desde el inicio de la carrera no había parado de llover y seguiría así hasta acabarla.

Al empezar a bajar para El Foix, el otro corredor y yo (que me había alcanzado de nuevo en la trialera) nos equivocamos de camino. 

No se cuánto se nos fué exactamente, pero en ese lapso de tiempo perdí dos posiciones que por suerte pude recuperar antes de llegar a la fuerte ascensión de 3km hasta Cal Balaguer . En esa subida y que me conocía muy bien, pude comprobar perfectamente que me quedan muchos entrenos en cuestas. No conseguía coger velocidad alguna y perdí dos posiciones que recuperé de nuevo en la bajada hasta Castellet.

Esa parte del recorrido y yo tenemos una relación profunda de amor odio y es que pese a divertirme bajándola a todo trapo, entrenar ahí me ha costado hasta la fecha un par de caídas y un móvil. Sin embargo, el día de la carrera, cuando los demás extremaban la precaución por peligro a resbalar con la lluvia, yo, que ya tenía algo de soltura, pude apretar bastante.

Al llegar a abajo, cuando pensaba que había conseguido tomar algo de ventaja, los primeros calambres aparecieron. Primero en el gemelo izquierdo y luego en el cuádriceps derecho.

Intent√© mantener la calma, pero no pod√≠a evitar pensar que arriesgar en la √ļltima bajada hab√≠a servido de bien poco. Las dos pastillas de sales que llevaba encima se hab√≠an derretido con la lluvia y la sudor kil√≥metros atr√°s, as√≠ que lo √ļnico que pod√≠a hacer era intentar obviar los calambres y continuar corriendo al m√°ximo.

Del km21 (Castellet) en adelante, volvíamos al trazado de pistas de vuelta a Arboç. En este momento mantenía la 7ª posición y pensaba que lo llano del recorrido me ayudaría al menos a  mantener posición, dando por sentado que los dos corredores que me pisaban los talones serían más lentos que yo.

Cuando cre√≠a que pod√≠a tener controlados los calambres, apareci√≥ un fuerte dolor de barriga. Si paraba, perder√≠a dos posiciones r√°pidamente, as√≠ que con nueve kil√≥metros a√ļn por delante, puse la reductora y mantuve un ritmo que me permiti√≥ aguantar el est√≥mago y los calambres hasta el final.

En definitiva, no fue un final √©pico, ni hice mis kil√≥metros m√°s r√°pidos, pero d√≠ todo lo que pod√≠a dar dadas las circunstancias. Mi competidor m√°s cercano, con el que hab√≠a estado rif√°ndome la posici√≥n desde el inicio de la carrera, imprimi√≥ un ritmo mucho m√°s r√°pido los √ļltimos tres kil√≥metros y me super√≥ dej√°ndome la 8¬™ posici√≥n.

Los √ļltimos 100 metros me supieron a gloria, aunque en realidad no fueron los √ļltimos, ya que una vez pasada la meta continu√© corriendo hasta el ba√Īo.

Me voy de la I Trail de l’Arbo√ß con muy buenas sensaciones, tanto por el recorrido, a√ļn m√°s precioso con la lluvia, como por el resultado, mejorable pero bueno en definitiva.

Pueden pasar muchas cosas en un a√Īo, pero si tuviera que tomar ya una decisi√≥n, el a√Īo que viene repetir√≠a en la segunda edici√≥n de la trail de l’arbo√ß.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *