Crónica: La Talaia Marathon Trail

Si te dijera que puedo resumir la prueba con ¬ęcarrera cohete¬Ľ ¬Ņqu√© es lo primero que se te vendr√≠a a la cabeza?

Lo que voy a explicarte aqu√≠ es la cr√≥nica de mi primera participaci√≥n en una marat√≥n de monta√Īa, concretamente en la La Talaia Marathon Trail, y de c√≥mo cualquier cosa es posible en una carrera, sin importar lo bien preparado que est√©s.

Tambi√©n es la historia de un principiante con mucho por aprender y que reci√©n empieza a conocer algunos de los obst√°culos que hay que superar en las carreras por monta√Īa.

En una carrera pueda haber cantidad de momentos increíbles, pero de todos ellos, hay uno extremadamente placentero y que siempre puedes esperar sin sorpresas. Te estoy hablando obviamente del momento en el que te quitas las bambas y dejas caer encima de ti el agua de la ducha.

Si a este punto llego cansado o destrozado, es más que probable que también me sienta muy satisfecho. Así de masocas somos algunos.

Entonces ¬Ņme sent√≠a satisfecho? Paciencia. Ahora te cuento.

Índice del artículo

La Talaia Marathon Trail cronológicamente a la inversa

Merecida ducha la que me acababa de pegar, pero secarse y cambiarse no iba a ser tan f√°cil. Cualquier posici√≥n que me obligara a doblarme acababa produci√©ndome una fuerte rampa en el abdomen o en el isquio. En fin, qu√© esperaba despu√©s de la intensidad de los √ļltimos 42 kil√≥metros. Adem√°s, hac√≠a menos de 5 minutos que hab√≠a pasado por la l√≠nea de meta. ¬°Y de qu√© manera!

Me encontraba en el √ļltimo tramo de la carrera, el que recorre todo el camping antes de llegar a meta, y detr√°s m√≠o acababan de aparecer dos corredores. A estas alturas el tiempo iba a ser pr√°cticamente el mismo y quedar una posici√≥n arriba o abajo era pr√°cticamente irrelevante. Podr√≠a haber continuado con el ritmo que llevaba pero… decid√≠ apretar para que no me adelantaran.

Cuando sub√≠ el ritmo, las piernas totalmente adormiladas fueron despertando, y con ellas tambi√©n los doloridos abductores. El dolor en el est√≥mago tambi√©n crec√≠a de forma directamente proporcional a la velocidad. Aquellos √ļltimos dos minutos de carrera eran los √ļltimos instantes de diversi√≥n de la marat√≥n y tocaba dar todo lo quedara.

No quiero mentirte, as√≠ que voy a contarte algo. Si en los √ļltimos metros decid√≠ correr as√≠, no fue s√≥lo por la raz√≥n anterior, tambi√©n fue porque no quer√≠a pasar por meta del mismo modo que hab√≠a recorrido los √ļltimos 12 kil√≥metros, andando.

Kilómetro 40

Llego al avituallamiento y joder ¬°tienen agua! En otra situaci√≥n no hubiera sido igual, pero hoy se me ha hecho eterno llegar hasta aqu√≠ andando. El calor de mediod√≠a no ayuda en absoluto y tampoco lo hace no haber podido beber ni un trago de agua en los √ļltimos 12 kil√≥metros.

Me gusta correr y sobretodo me gusta correr r√°pido, pero s√≥lo poder andar cuando sabes que tus piernas normalmente te permiten ir a un ritmo mayor es… ¬Ņcruel? ¬°y muy aburrido!

Cuando llego a este punto ya me ha dado tiempo de todo. De enfadarme, de desmotivarme totalmente, y también de aceptar la situación y perdonarme a mi mismo. No pienso en nada salvo en llegar a meta, saber qué tal le ha ido a mi amigo Eric en su primera trail, refrescarme y comer.

Kilómetro 32

Desde hace dos kil√≥metros me encuentro en el √ļltimo cuarto de la carrera y aunque la organizaci√≥n no piensa lo mismo, para mi el tramo m√°s r√°pido. Lo duro ya ha pasado y las trialeras de ahora ser√°n pura diversi√≥n, y m√°s con la idea de la meta cerca. Ahora toca darlo todo.

Me había estado moderando en todas la bajadas anteriores para poder apretar aquí. Todo con la idea de no castigar demasiado las piernas y poder correr a buen ritmo. Sin embargo, en la bajada de hace unos minutos, he tenido que tirarme a un lado del camino con las piernas completamente agarrotadas. Los amagos de hace un rato han acabado convirtiéndose en lo que menos quería, rampas en los abductores como los de la semana anterior y razón por la que escribí el post de los calambres musculares.

Hace un par de kilómetros el trazado de la maratón y de la carrera de 25km se han unido, así que los caminos han dejado de ser tan solitarios. Algunos corredores pasan y me preguntan si estoy bien. Les contesto que sí, que son sólo unas rampas, pero la realidad es que psicológicamente acabo crujir. ¡Bye bye carrera! Adiós a todas mis expectativas.

Ya no es por el tiempo o la posici√≥n, despu√©s de todo es mi primera marat√≥n de monta√Īa y s√≥lo tengo que rendir cuentas conmigo mismo. Pero mi yo interior me dice que sea el ritmo que sea, quiere correr. Pero ahora, al m√≠nimo intento de ponerme de pie, las piernas no me dejan.

Aunque les digo que estoy bien y que contin√ļen, dos hombres se paran y me ayudan a estirar un poco las piernas. ¬°Gracias a los dos! Unos segundos despu√©s parece que puedo continuar andando.

Kilómetro 26

Acabo de subir el que ten√≠a marcado como 6to ascenso. Vengo de dejarme mucho espacio entre el 7¬ļ y yo, y la 9¬™ me ha alcanzado.¬†Hace un rato, despu√©s de la primera subida al Pic de l’√Äguila, los abductores ya me hac√≠an extra√Īos, as√≠ que decido moderar a√ļn m√°s las subidas y me suelto algo en las bajadas, pero sin pasarse.

Llevo rato arrastrando un fuerte dolor de barriga, similar al de la carrera anterior, s√≥lo que esta vez en lugar de 8km por delante quedan 18km y s√© que en un momento u otro voy a tener que parar. Justo coronar el ascenso me retiro a un lado de la pista y la chica que va en 9¬ļ posici√≥n me pregunta mientras supera mi posici√≥n ¬ę¬ŅEst√°s bien?¬Ľ. Se extra√Īa de que me aleje del camino. Para mis adentros pienso que aunque vienen algunas trialeras, los pr√≥ximos kil√≥metros hasta meta voy a volar y recuperar√© posiciones. Obviamente si las piernas me respetan… pero lo he hecho bien. He procurado de tomar las pastillas de sales cuando tocaba y he ido hidrat√°ndome constantemente. Nada puede salir mal.

En fin, paro en un lado y hago mis necesidades lo más rápido que puedo. Estoy bastante descompuesto, para qué negarlo, pero lo que decía, ahora toca darlo todo.

Mientras estaba parado el 10¬ļ tambi√©n me adelanta. No pasa nada, ahora lo alcanzo. Sin embargo en la primera trialera en descenso, antes de llegar al cruce donde empiezan a mezclarse los corredores de la marat√≥n y La Talaia 25km, se que algo definitivamente no va bien.

Efectivamente. Mientras continuo bajando aparece una rampa en un abductor, pero no es de aquellas que vienen de golpe, sino que siento que algo va tens√°ndose poco a poco. No paro y parece que se calma. ¬°Mierda, mierda!

Kilómetro 18

¬ę¬°Ahora entiendo de d√≥nde han sacado el desnivel!¬Ľ pienso despu√©s de acabar el ascenso m√°s interesante de toda la carrera. Sin desmerecer a las otras carreras, esto s√≠ es una subida.

El hecho de que nunca haya corrido por un sitio as√≠, me deja muy claro la de horas y carreras que a√ļn me quedan por delante. Siento una mezcla de verg√ľenza y de optimismo. Verg√ľenza porque no me la esperaba y me muevo patosamente por este terreno, y optimismo porque s√≠ o s√≠ llegar√© a dominar este tipo de terrenos. De hecho, aunque agotador, me parece mucho m√°s divertido que un simple sendero de monta√Īa.

En este punto voy 7¬ļ y el 8¬ļ me alcanza. Ir√© con √©l pr√°cticamente durante los pr√≥ximos 8km.

Kilómetro 15

Piso Canyelles. Piso asfalto. A√ļn queda mucho por delante pero me siento genial. No considero que est√© forzando demasiado, pero esa es la idea, reservar porque esto s√≥lo acaba de empezar y justo ahora toca una ascensi√≥n bastante bestia. A partir de ah√≠ pr√°cticamente podr√© volar y me dar√© algo m√°s de cuerda para hacer el loco.

Hace un rato el 7¬ļ me alcanz√≥ y nos hemos turnado la 6¬™ y 7¬™ plaza durante unos minutos. Hablamos poco pero pienso que es un tipo simp√°tico. Aunque ahora no es el caso, me viene a la mente una reflexi√≥n que tengo en mente desde hace tiempo, probablemente de cuando corr√≠ mi primera marat√≥n acompa√Īado por un desconocido.

Creo que cuando corres con alguien intensamente, no necesitas decir mucho o conocerse mucho para crear una especie de v√≠nculo. Es como si el hecho de estar practicando algo que requiere tanto de ti, y que a la vez te apasiona tanto, te ¬ęsintonizara¬Ľ con la persona que tienes a tu lado.

Kilómetro 8

Acabo de subir por un camino entre √°rboles incre√≠ble. Hoy va hacer calor y estoy seguro que las sombras por las que he pasado, ser√°n todo un lujo dentro de algunos kil√≥metros. Me siento fresco, aunque a√ļn queda mucho. Mantengo la 6¬ļ posici√≥n. Tengo mis dudas acerca de c√≥mo gestionar las energ√≠as y es que despu√©s de todo, es mi primera trail marat√≥n. Ser√° todo un experimento.

Kilómetro 5

Acabamos de coronar el primer ascenso de la ma√Īana. Me lo tomo con calma y dejo pasar a dos corredores que deciden hacer la subida con m√°s intensidad y pierdo as√≠ la tercera plaza. El 1¬ļ y 2¬ļ puesto los pierdo sobre el kil√≥metro 3, cuando aparecen los que ten√≠a como favoritos de la prueba.

Me fijo en su estilo y esto me lleva a pensar en c√≥mo quiero verme y sentirme corriendo. Ligero, veloz, resistente… Estos y algunos adjetivos m√°s han ido formando una imagen a lo largo de los entrenos de la figura de un yo corredor mejorado. Sue√Īo con llegar a sentirme as√≠ en alg√ļn momento.

Kilómetro 3

Voy en primera posici√≥n hasta este punto, cuando me adelantan. La salida ha sido divertida. Nos acompa√Īa una moto durante el primer kil√≥metro y a partir de ah√≠ ¬°a volar!

Nada más empezar se ha formado un grupo de corredores (los que quedarían en el top de la carrera) y deciden seguir el ritmo de alguien que va jodidamente lento. Sé cual es mi sitio y sé qué velocidades llevarán los otros más adelante, pero me resisto a ir a ese ritmo. He venido a disfrutar y si mis piernas me piden correr más rápido ahora no hay mucho más que decir. Dicho esto adelanto al grupo y me pongo a correr en solitario a un ritmo que me parece cómodo.

Me imagino quienes son los favoritos y se que poco después, quizás en la primera subida, me pillarán y adelantarán.

Salida

Ayer estaba muy tentado a salir por la noche con mis amigos. Estaba cenando con ellos y sab√≠a que ten√≠a que irme a la cama. ¬ŅSer√≠a una locura no dormir nada en absoluto y correr una marat√≥n? S√≠, y absolutamente S√ć si te la tomas en serio. A√ļn as√≠ no consigo conciliar el sue√Īo y gracias si consigo dormir 4 horas. Unas tostadas y algo de caf√© es mi desayuno.

Llego al camping desde donde se realiza la salida con el tiempo justo. Me pongo el dorsal mientras ya estoy en el cajón. Prácticamente no he asimilado que me toca correr 42 kilómetros, una idea que sólo seis meses atrás me hubiera resultado aterradora.

Mientras me pongo el dorsal se me viene a la mente los 20 minutos de camino hasta aqu√≠ y el lago Foix. Lo tengo muy visto pero esta ma√Īana ten√≠a una misteriosa niebla por encima que me resultaba muy relajante. El cielo totalmente despejado. Hoy har√° calor, he acertado con traerme gorra.

###

Escribo esto mientras descanso tumbado en el sofá y aunque hace no más de unas horas me sentía decepcionado por pinchar de tal manera, después de comer bien y algo de descanso todo se ve diferente.

Para empezar, he acabado una marat√≥n de monta√Īa, algo ya de por s√≠ incre√≠ble. Como dec√≠a arriba, hace unos meses el simple hecho de correr 42 kil√≥metros en llano ya me hubiera parecido todo un reto. Adem√°s, pese a pasar parte del recorrido andando, he acabado en una aceptable 29¬™ posici√≥n con un tiempo de 5h 17′ 17″.

Para mi la principal motivaci√≥n de correr ahora mismo es disfrutar, y debo reconocer que en los √ļltimos kil√≥metros de la carrera no lo hice en absoluto. Sin embargo, no me digas porqu√©, al llegar a meta s√≥lo ten√≠a ganas de correr la siguiente y continuar entrenando a√ļn m√°s duro.

Tengo algunas ligeras ideas sobre c√≥mo solucionar el tema del est√≥mago y las rampas de los √ļltimos d√≠as, as√≠ que s√≥lo es cuesti√≥n de afinar estos ¬ędetalles¬Ľ. Estoy seguro que en la pr√≥xima correr√© m√°s y mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *