100 días corriendo a diario

Hace unos días logré lo que para mi es la alucinante cifra de 100 días corriendo a diario (en el momento de escribir esto, algunos más), y pese a llevar tiempo corriendo, meterme en este reto ha sido todo un viaje de autodescubrimiento.

El otro día un amigo me preguntó qué conclusiones había sacado de este pequeño experimento y estas líneas son una respuesta a eso… Mi reflexión de lo que he aprendido al correr a diario durante más de 100 días, es decir, sin un sólo día de descanso.

¿Es lo óptimo?

Primero, me gustaría aclarar que no creo que correr cada día sea lo óptimo para lograr tu máximo rendimiento como corredor. Además, no es algo que cualquiera pueda replicar de un día para otro y no quiero ser algo así como un ejemplo a seguir.

Obviamente, al escribir esto y sabiendo la cantidad de gente que lo leerá, quizás haga despertar el interés de más de uno y se proponga su propio reto particular: Correr 30 días, o 100, o algo así.

Si eres uno de ellos, un consejo: Evalúa bien cuánto puedes correr cada día y empieza poco a poco.

Además de esto, tambien creo sinceramente (y esto lo digo para la gente que entreno), que tener días de descanso y hacer entrenamiento cruzado con otros deportes es algo vital para cualquier deportista.

El mejor aliado del progreso es la consistencia y eso exige escuchar al cuerpo y darle sus merecidos descansos.

Para mi el reto de correr a diario surgió de forma natural.

Un día me di cuenta de que llevaba tres semanas sin descanso alguno y que me encontraba bastante bien, fue ahí cuando me di cuenta que era la mayor racha de días consecutivos hasta la fecha y empecé a jugar con la idea de alargarlo un “poco más”.

Ese poco más se convirtió en 42 días y casi sin darme cuenta he llegado a los 100 días.

En estos más de 3 meses entrenando a diario con una media de 97km semanales he aprendido algunas cosas.

Conclusiones de después de 100 días corriendo

  • He descubierto una pasión aún más profunda por correr. Siempre he dicho que correr iba primero y competir después, pero ahora lo creo aún más fervientemente. Si algún día pierdo la motivación por competir, muy probablemente siga corriendo.
  • Me he dado cuenta que muchos días de descanso eran más por pereza que por fatiga real. He estado entrenando menos que lo mi cuerpo permitía.
  • Si antes ya era algo casi rutinario, ahora correr se ha vuelto lo más natural del mundo. No existe la pregunta ¿Salgo a correr hoy? Ni si quiera tengo que pensarlo, simplemente salgo.
  • Ha dejado de ser algo que tachar de mi lista de “tareas”.
  • He aprendido a escucharme mejor y respetar aún más los ritmos de los entrenamientos. Algunas veces en rodajes suaves se nos va el ritmo y acabamos corriendo más fuerte de lo que deberíamos… Ahora pongo más foco en mantener los días fáciles, muy fáciles, con tal de recuperar mejor.
  • Me he visto obligado a mimarme más: Respetar más las horas de sueño, comer mejor, no saltarme estiramientos y hacer todo lo que esté en mi mano para recuperar de la manera más rápida posible.

Seguro que se me ocurre alguna que otra idea más adelante, pero mientras la escribo y no ¿Cuál ha sido tu mayor racha de días corriendo? ¿Has aprendido algo de ello?

Como decía arriba, correr es un gran viaje de autodescubrimiento personal.

One Reply to “100 días corriendo a diario”

  1. Diego_torete

    Creo que como conocimiento del propio cuerpo puede ser interesante intentarlo, sobretodo en lo que dices, manteniendo muy a consciencia mantener en faciles o muy faciles los dias a ppm bajas y recuperar con las horas de sueño y la comida.
    Mi racha seguida, pues no se, no mucho, le doy mucha importancia a los dias de descanso, aunque quizas a partir de ahora le meta algun dia de correr simplemente por correr, escucharme y disfrutar al 100%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *