Corriendo en círculos: Experiencia de las 6 horas en pista de Vilafranca

6hvilafranca-1 S√≥lo 6 d√≠as despu√©s de la 4 Termes, la primera prueba de un de las ligas de carreras por monta√Īa que correr√© este a√Īo, Marc y yo nos l√≠amos la manta a la cabeza y nos apuntamos a las 6 horas en pista de Vilafranca.

En realidad, yo estaba tentad√≠simo a correr las 6 horas en pista y la primera intenci√≥n de Marc era hacer la 10 kil√≥metros, pero despu√©s de pensarlo un poco, encontramos un prop√≥sito mejor: Correr la prueba de 6 horas pista por parejas y tom√°rnoslo como uno de los √ļltimos entrenos largos antes de la Marat√≥n de Barcelona y para la que quedan s√≥lo tres semanas.

Estoy sentado ahora mismo en el sof√° y para serte sincero, creo que nos pasamos un poco con ese √ļltimo ¬ęentreno¬Ľ largo, porque escucho a Marc resoplar cada vez que intenta bajar o subir las escaleras y yo… idem. Eso s√≠, en el momento de escribir esto s√≥lo ha pasado d√≠a y medio, as√≠ que es medianamente normal que a√ļn sigamos con las piernas tocadas. Ni idea de qu√© tal se encontrar√°n el resto con los que corremos el s√°bado.

Pues bien, nos presentamos en las pistas de Vilafranca alrededor de las 10:30, no sin antes pasar a desayunar bien en un bar de cerca. Todo empezaría a las 12 del medio día.

Nuestra carrera en pareja consist√≠a en correr durante 6 horas por relevos, haciendo tantos cambios como quisieramos en una zona delimitada con unas vallas en uno de los laterales de la pista. El √ļnico avituallamiento, estaba un poco m√°s lejos, en una de las curvas, donde ten√≠amos una mesa con nuestros n√ļmeros de dorsal, un par de botellines por cabeza (para agua e isot√≥nico) y otra mesa con trozos de barritas, geles y fruta.

Los que participabamos en pareja teníamos la suerte de contar el uno con el otro para todo (pedir agua, comida, etc.), pero el resto de participantes, los que corrían las 6 y 3 horas en solitario, contaban con la ayuda de los voluntarios del avituallamiento para que ni siquiera tuvieran que pararse. Un 10 a la organización con todo.

Decidimos plantear la carrera con sólo 4 relevos con algo así como 1 hora Marc, 2 horas yo, otra hora Marc y finalmente 2 horas más yo.

El primer bloque de tres horas, la intención era hacerlo a un ritmo moderado, y si la cosa evolucionaba bien, ponernos a nuestro ritmo de maratón en el segundo bloque. De esta forma podíamos tocar un poco los ritmos de la maratón con algo de pesadez en las piernas y simular así las sensaciones en carrera.

Sin embargo, las otras parejas, que realmente sabían lo que hacían, no como nosotros, hacían cambios mucho más cortos de treinta, veinte, quince minutos y conforme pasaban las horas, de incluso unas pocas vueltas.

En la primera hora de Marc, no s√≥lo no fue muy tranquilo, si no que logr√≥ su mejor marca personal en 10k con 47’50¬Ľ con muy buenas sensaciones y me dej√≥ el contador de kil√≥metros en casi 12 cuando me di√≥ el relevo despu√©s de la primera hora.

6hvilafranca-2
Hacía un día esplendido, con un sol alucinante y nada de frío para ser Febrero. Estaba impaciente por empezar. Quería ver que tal me notaba las piernas después de una semana muy suave (recuperando de la carrera del pasado domingo) y también comprobar de que iba esto de correr durante tantos kilómetros sobre una pista.

Cuando me puse en marcha, a pesar de que a√ļn me pesaba el bocadillo de primera hora de la ma√Īana, despu√©s de unos pocos minutos y sin apenas darme cuenta, me pill√© rodando a ritmos cercanos a mi ritmo de marat√≥n. Ten√≠a buenas sensaciones, pero claro, s√≥lo llevaba unos pocos 400 metros.

Viendo que Marc tambi√©n hab√≠a hecho la primera parte m√°s r√°pida y que no hab√≠a nada que perder, hab√≠amos venido con la √ļnica ilusi√≥n de hacerlo lo mejor posible y experimentar que es correr en circulos, decid√≠ mantener el ritmo hasta acabar las dos horas y completar as√≠ la mitad de nuestra carrera.

Aquel relevo de 2 horas me pasó especialmente rápido y cuando tocó parar, llevábamos ya una maratón de distancia aproximadamente. Como era de esperar, las siguientes tres horas salieron mucho más lentas.

Marc salió a hacer la siguiente hora (la cuarta) y acabó rodando a ritmos de alrededor 25 segundos por kilómetro más lento que antes. Sin emabrgo, de ánimos la cosa iba a más. Primero, porque pasado el ecuador de la carrera, vimos que no se nos estaba dando tan mal, y segundo, porque la experiencia de correr una carrera en pista estaba resultando ser mucho más divertida de lo que hubieramos pensado.

A todo esto, y no lo había dicho antes, los corredores de la prueba de 6 horas en solitario y de las 3 horas, salimos todos a la vez. Inevitablemente, la diferencia de distancia, marcaba una diferencia de ritmos en la pista.

Los de las 6 horas, por definición, debían ir más lentos que aquellos corriendo la prueba por parejas o los de 3 horas, así que durante gran parte de la carrera, durante todas y cada una de las vueltas, ibamos adelantando corredores, algunos de los cuales verdaderos monstruos de esto de correr varias horas en pista. No hace falta decir nombres, pero fue un verdadero honor compartir pista con corredores como esos, que asustan de sólo ver el currículum de carreras y victorias que tienen.

6hvilafranca-3
Total, llev√°bamos 4 horas de carrera y me tocaba a mi dar el relevo a Marc. La intenci√≥n antes de empezar, como dec√≠a, era acabar las dos √ļltimas horas yo, pero viendo la estrategia de los otros participantes y lo que me hab√≠a exprimido en las primeras dos horas, la cosa se quedo en que hice 43 minutos m√°s y de nuevo un relevo de Marc de unos 15-20 minutos.

De piernas iba perfecto, pero desde la primera vuelta apareció un flato que no conseguí quitarme hasta acabar la prueba. Pensé que quizás pasaría al parar un poco pero la cosa no fue a menos y no me dejó correr nada cómodo lo que quedó de carrera. En más de una vuelta pensé en echarme a un lado y meterme los dedos para echar todo lo que había comido.

Le doy sólo una explicación: Comí demasiado en ese parón de una hora. Lo que debería haber hecho es tirar de fruta y quizás, un poco de barrita o gel (tal y como estoy acostumbrado), en lugar de la riquísima tortilla de patatas que me acabé comiendo.

Al ponerme a rodar me notaba demasiado lleno, y junto con el flato, la imposibilidad por hidratarme las dos horas siguientes y que inevitablamente me llevó a acabar bastante enrampado.

En esos 43 minutos fui incapaz de tocar los ritmos de antes, y me qued√≥ casi 30 segundos m√°s lento. Ese relevo fue de 10.15km, 43 minutos y una media de 4’14¬Ľ min/km, cuando el anterior de 2 horas, fue de 31.4km y media de 3’47¬Ľ.

Marc, con el que habíamos acordado que hoy hiciera sólo dos horas, acabó cumpliendo de más y haciendo el siguiente relevo de varios minutos y dos más hasta el final de carrera.

Los √ļltimos segundos del marcador se los meti√≥ practicamente a sprint, dejando el contador de kil√≥metros en nada menos que 188 vueltas alrededor de las pistas de atletismo de Vilafranca. Eso equivali√≥ a 79,5 kil√≥metros, una segunda posici√≥n que sabe a gloria (a s√≥lo tres vueltas de los primeros) y sensaciones muy buenas para los dos para la Marat√≥n de Barcelona.

Sobre lo de correr en pista, mis m√°s sinceros respetos a los amantes de esta disciplina de la ultradistancia. Me gusta correr y me gusta hacerlo por monta√Īa, pero creo que despu√©s de esta experiencia he descubierto una nueva diversi√≥n.

Este Diciembre me hubiera gustado asistir a las 24 horas en pista de Can Dragó (una prueba con bastante nombre) para correr la prueba de 12 o 24 horas, pero después de ver a los corredores de la prueba de 6 horas en directo y ver lo castigante que puede llegar a ser, creo que las 24 horas me quedan MUY lejos por ahora.

Las 12 horas quiz√°s sigan en mi mente durante un tiempo como ¬ęprueba¬Ľ, pero sin duda lo m√°s probable es que en un futuro cercano haga el intento de preparar a conciencia una prueba de 6 horas en pista. ¬ŅY la experiencia de repetir una carrera en pareja? 100% asegurada en un futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *