Crónica: Trenkakames 2014

Sólo ha pasado una semana desde que corrí la Trenkakmes pero tengo la sensación de que fué hace una eternidad. Curioso, sobretodo porque sigo teniendo secuelas que me recuerdan con cada movimiento el apoteósico esfuerzo que supone acabar un ultra trail.

El d√≠a despu√©s dud√© si levantarme de la cama, y subir (o bajar) cualquier escalera era un verdadero suplicio. Andar, s√≠, pero con calma. Y por raro que parezca, los pies los ten√≠a intactos. Salvo una rozadura en uno de los talones, gran parte de las secuelas eran musculares. Por suerte, cada mueca de dolor ven√≠a acompa√Īada por una est√ļpida sonrisa que dec√≠a ¬ę¬°lo consegu√≠!¬Ľ.

Ahora, varios días después, aunque me encuentro algo rígido y pesado, todas y cada una de las molestias parece que ya finalmente han desaparecido. En otro post probablemente explique como recuperarse de un ultra trail, pero por hoy me centraré en lo realmente importante, intentar hacerte vivir mi Trenkakames 2014 y cómo fué correr los 85 kiómetros de recorrido y sus 5.800 metros de desnivel acumulado.

Esta aventura dur√≥ 10 horas y 44 minutos, pero a t√ļ tardar√°s mucho menos en revivirla.

En busca de mi redención

En el preciso momento en el que abandon√© la anterior carrera, sab√≠a con total seguridad que correr√≠a √©sta. ¬ŅQu√© mejor manera de quitarse la espina que correr de nuevo durante horas?

As√≠ que all√≠ estaba, en la salida de la m√≠tica Trenkakames y preparado para correr los 85 kil√≥metros que me separaban de la meta. Impaciente. Nervioso. Los fantasmas me atormentaban desde mi visita a Pont de Suert y quer√≠a hacerlos desaparecer a lo grande. Disfrutar durante toda la carrera, exigirme mi 100% (¬Ņde qu√© otra forma sino iba a sentirme satisfecho?) y sobretodo acabarla.

Despu√©s de una √ļltima semana muy ligera, ten√≠a las piernas pidiendo kil√≥metros. Y adem√°s, volv√≠a a tener la suerte de contar con el apoyo de un amigo y de mi novia en varios de los puntos de control.

Crónica Trenkakames 2014

Aunque no conocía más de un tercio de la carrera, me había repasado el track del recorrido una y otra vez y me había preparado unas tablas de tiempos pronósticos que me dirían qué tan duro estaba corriendo.

¬ŅTen√≠a expectativas? Por supuesto. Pretend√≠a que ese d√≠a fuera memorable, y como vas a leer ahora, definitivamente consegu√≠ que lo fuera.

Crónica: Trenkakames 2014

Cinco minutos antes de la salida a√ļn estoy prepar√°ndome la mochila mientras hablo con varios amigos. En otra carrera ya estar√≠a en la salida desde hace minutos, pero hoy, y con unos minutos de carrera neutralizada, no me preocupa en absoluto. Me da tiempo de hacerme alguna foto y finalmente me despido de mi novia y √Āngel, que al igual que yo, hoy har√°n el enorme esfuerzo de estar todo el d√≠a en los caminos, presentes para cuando los necesite.

Salida de la Trenkakames
Salida de la Trenkakames

Se da la salida y una multitud de gente empieza a andar. Hemos empezado pero creo que a√ļn no soy consciente de d√≥nde estoy y lo que nos espera. Acostumbrado a salir r√°pido, lo de empezar caminando junto a otros 250 valientes rompe mis esquemas. Hoy todos intenteramos hacer la Trenkakames, pero ¬Ņcu√°ntos la completar√°n? ¬Ņser√© yo uno de ellos?

Sigo avanzando a paso r√°pido entre la multitud e intercambio sensaciones con m√°s de un corredor. Para cuando la organizaci√≥n deja empezar a correr, ya a las afueras del pueblo, a√ļn tengo bastante gente por delante y sin prisa alguna me dedico a superarlos uno a uno.

Para cuando llegamos a Sant Vicenç de Calders y el carrer del Pou (km3), una calle vertical que hago andando, ya estoy en el grupo de cabeza. Miro a mi alrededor y me pregunto cual de los corredores que tengo cerca dará más guerra. Tengo una ligera idea de quiénes son los más fuertes del grupo, pero como sé de primera mano, muchos de los que están en cabeza al inicio (dejándose llevar por la emoción de la salida) acabarán bajando el ritmo poco después.

En Sant Vicenç de Calders
En Sant Vicenç de Calders

La primeros kilómetros de la carrera transcurren sin mayor problema y cuando toca afrontar la Serra Pedragosa (una parte del circuito que coincide con la Filirun), ya no veo a nadie detrás mío. Desde aquí ya empiezo a disfrutar y me seduce la idea de correr el resto de la carrera solo. A mi ritmo, corriendo en paz.

En un avituallamiento de poco después (km12), Angel me chiva que tengo al primer clasificado a dos minutos (¡pensaba que yo iba en cabeza!) y para cuando logro alcanzarle, ya estamos en la bajada camino a Masarbones (km13). Intercambiamos un par de palabras mientras bajamos y acabo poniéndome por delante. El siguiente kilómetro, aprovechando la bajada, lo hago a buen ritmo y me despego de él, volviendo a recuperar esa sensación de correr absolutamente solo.

En Maslloren√ß (km22) me esperan mi novia, Angel y el resto de los amigos del club. Mientras escribo esto, estoy echando un ojo al track y aunque me parec√≠a que par√© un eternidad, s√≥lo fueron cuatro minutos. Beb√≠ Aquarius por un tubo, rellen√© la botella, com√≠ algo y me zambull√≠ en el agua fresca de las bebidas. Sal√≠ de all√≠ muy bien f√≠sicamente, pero psicol√≥gicamente, a√ļn mejor. Es la suerte que tiene tener a gente arrop√°ndote en los avituallamientos. ¬°Gracias!

Llegando a Masllorenç
Llegando a Masllorenç

¬°Pr√≥xima parada, Mas d’en Bosc! (km28) Hace calor, pero mis piernas parece que a√ļn no se hayan enterado del trayecto. Me cargo de positivismo al ver que llego a este punto de la carrera estupendo de fuerzas, abriendo pista (¬°c√≥mo me encanta!) y sin rastro de los fantasmas de la otra ultra.

Tardo menos de 2h45′ en llegar hasta aqu√≠, pero en los pr√≥ximos kilometros toca atravesar el Montmell, y eso supone 10 o 11 kil√≥metros por terreno muy t√©cnico y con bastante desnivel. Es hora de armarse de paciencia, bajar mucho el ritmo y disfrutar de las vistas. La carrera no se decidir√° aqu√≠, as√≠ que relaj√©mosnos.

En la primera pendiente, de poco m√°s de 2km y con un desnivel medio de un 10% (hasta 22% en alg√ļn punto), noto como los gemelos empiezan a hacer de las suyas. Poco despu√©s tambi√©n los isquios. No son rampas como las que me ven√≠an sucediendo hasta ahora, de las que vienen de golpe, sin previo aviso y que te dejan rabiando de dolor. No, estas van tensionando poco a poco el m√ļsculo y comparadas con las otras son un mal menor.

Acabo la primera parte t√©cnica del Montmell con un par de r√°peles y entro gritando en la iglesia nueva del Montmell para anunciar mi llegada. Me comentan que viendo los tiempos que les hab√≠an dado en el control de Mas d’en Bosc, me esperaban antes. Les comento lo de los calambres y lo de un tramo en el que me perd√≠ cerca de un kil√≥metro.

No hay isotónico, así que bebo agua. Como frutos secos y por supuesto las pastillas de sales que llevo tomando desde que empecé. Les pido un par de rodajas de melón y con ellas en la mano, me pongo a subir hasta la vieja ermita de Sant Marc, y donde pese a no ser avituallamiento, consigo otra rodaja de melón de los tres chicos que había a cargo del control.

Avituallamiento en la iglesia nueva del Montmell
Avituallamiento en la iglesia nueva del Montmell

Desde abajo hasta el punto m√°s alto de la carrera hay poco m√°s de un kil√≥metro y 250m de ascenso. Eso es una pendiente de entre 22-25% y con bastante piedra, de las que toca ¬ęescalar¬Ľ un poco. Como en este punto (km32) ya voy echo un cromo y subir se me hace pr√°cticamente imposible, vuelvo a armarme de paciencia y empiezo a escalar la pared de espaldas, arrastrando el culo como si la estuviera bajando. Parece que as√≠ no trabajo los mismos m√ļsculos y como m√≠nimo puedo subir. Toda una escena.

Me reconforta pensar que despu√©s de bajar desde aqu√≠, los pr√≥ximos 50 kil√≥metros no son tan t√©cnicos como estos y con un poco de suerte podr√© correrlos. Mientras bajo me voy cruzando con varios grupos de senderistas y me hacen paso seg√ļn voy bajando. Queda poco para el siguiente avituallamiento, pero antes de llegar ya s√© que una vez m√°s a lo m√°ximo que voy a poder aspirar, es a completarla apretando los dientes. No me malinterpretes, acabarla ya es un verdadero reto, pero esta vez me sent√≠a preparado para disputarla.

Vistas desde el Montmell
Vistas desde el Montmell

Llego a Torrossolla y ah√≠ est√°n de nuevo mi novia, Angel, Miguel y Joui (el ganador del a√Īo anterior). Como digo, en este punto ya s√© que esto va a ir a peor, pero prefiero no decirles demasiado. El avituallamiento no es de f√°cil acceso y se las han ingeniado para llegar a tiempo y encontr√°rmelos all√≠ es una verdadera alegr√≠a. No quer√≠a estropear el momento.

Me dicen que me siente en una silla y me parece buena idea, y por primera vez desde que era un enano, alguien que no soy yo o mi madre, me cambia los calcetines y las bambas. Las rampas no me dejan flexionarme demasiado, así que su ayuda me viene de lujo. Había estado corriendo hasta ahora con unas La Sportiva Bushido, pero viendo que ya había pasado el tramo más técnico, decido probar a correr con las mismas zapatillas que utilizo para correr por asfalto, las Adidas Supernova 6 Boost. Seguro que más de uno se pone las manos en la cabeza al leer esto.

Como algo, vuelvo a reponer agua y por lo que parece un momento, mientras corro por un sendero, parece que recupero las piernas. Por un momento me ilusiono y pienso que quiz√°s lo de las rampas ha sido algo pasajero y he logrado controlarlo, pero un par de minutos m√°s tarde, al levantar la pierna para pasar un √°rbol, vuelve a engancharse uno de los aductores.

A todo esto, no se c√≥mo, a√ļn sigo en cabeza. Los kilometros van sucediendo y s√≥lo pienso en llegar a Aiguaviva (km55) donde dar√© por finalizado el segundo de los tres ¬ętramos¬Ľ que ten√≠a marcados mentalmente.

Llegar all√≠ supone un descanso, primero, porque ¬ęs√≥lo¬Ľ quedan 30 kil√≥metros. Segundo, porque volver√© a ver al ¬ęequipo de apoyo¬Ľ y te aseguro que psicol√≥gicamente hace mucho. Y tercero, porque supuestamente el recorrido m√°s duro de la carrera ya ha pasado.

Cuando llego a Aiguaviva (una hora por encima del tiempo previsto), me encuentro con que allí también están tres de mis mejores amigos, que se las habían ingeniado para venir a verme. Después de darles la paliza con la Trenkakames desde hacía un par de semanas, esperaba ver a alguno al final de la carrera, pero no allí, y sinceramente, llegaron en el momento ideal.

Paré cerca de 15 minutos y finalmente apareció Gil en segunda posición. Supongo que debía llevar una ventaja considerable para que finalmente me alcanzaran en el km55.

Bebo 5 latas de Aquarius, como pan con tomate y sal y tomo algo de cerveza simplemente por probar algo diferente. También me empapo las piernas de Radio Salil.

Gil sale del avituallamiento antes que yo, y por primera vez desde el inicio se pone en primera posici√≥n. Con √©l tambi√©n sale Joui, que le har√° de liebre hasta el final de la carrera. Me preparo para salir y Angel, que tan s√≥lo iba a correr un tramo de 7km conmigo un poco m√°s adelante, se embarca en la aventura de acompa√Īarme desde ah√≠.

Crónica Trenkames 2014

¡Empieza la tercera etapa de la carrera! ¡Y vaya etapa! En esta parte de la carrera pensaba apretar para rematar la faena, pero eso era antes de que aparecieran las rampas. Tal y como tenía las piernas, lo máximo que podía hacer era aspirar a no caerme y forzar lo mínimo posible para evitar las rampas.

Cuando en la primera pendiente (no muy pronunciada), le ped√≠ a Angel que no corriera, creo que ya se hizo una idea de lo jodido que iba. Corriendo de esa forma, verme ten√≠a que ser un espect√°culo, pero ¬°qu√© co√Īo! no se muy bien c√≥mo pero yo segu√≠a avanzando, aunque fuera poco a poco. Adem√°s, detr√°s m√≠o todav√≠a ten√≠a a cientos de corredores. ¬ŅSegunda posici√≥n y en estas condiciones? No quiero ni pensar la gozada que supondr√° cuando pueda correr sin estas historias.

Yo me había creado mis expectativas, e imagino que Angel también, así que todo aquella situación le decepcionaba un poco. Tal y como me encontraba igual ni acababa.

Puse algo de m√ļsica para romper el silencio y animarnos, y poco a poco fuimos cogiendo algo de ritmo. En una bajada hasta recuper√© las piernas y pude correr como siempre (aunque fuera s√≥lo durante unos minutos).

En alg√ļn punto entre los avituallamientos de Casa Murada (km68) y La Papiola (km77), Angel tuvo que dejarme continuar por mi cuenta. Al forzar la pisada para no hacerse da√Īo el tobillo, la rodilla empez√≥ a hacerle extra√Īos. En este tramo tambi√©n me alcanz√≥ Alex, el tercer clasificado, y al que hab√≠a adelantado en el primer tramo de la carrera.

Avituallamiento de Casa Murada
Avituallamiento de Casa Murada

Llegu√© hasta aqu√≠ gracias a Angel (¬°qui√©n sabe c√≥mo me hubiera ido en solitario!), pero lo √ļltimos 7 kil√≥metros tampoco los har√≠a solo, mi amigo Miguel continuar√≠a haci√©ndome de liebre.

Alex, el tercer clasificado y que me hab√≠a alcanzado en este avituallamiento, tambi√©n iba tocado por las rampas desde el inicio de la carrera. Supongo que lo √ļnico que quer√≠amos era acabar, as√≠ que corrimos juntos en plena oscuridad los kil√≥metros que faltaban hasta la meta.

Sin pena ni glor√≠a superamos el Puig del Lleo, la √ļltima parte t√©cnica de la carrera, y pisamos finalmente asfalto. Nos hab√≠a dado tiempo de hablar de todo un poco y para cuando faltaba un kil√≥metro, ya me hac√≠a una idea exacta de que tipo de persona y corredor era.

Quedaba cruzar un puente y un √ļltimo kil√≥metro que tambi√©n compart√≠a recorrido con la carrera que hab√≠a corrido a finales de agosto.¬†Al pasar el puente, sin distinguir demasiado bien el terreno por la diferencia de potencia entre sus frontales y el m√≠o (¬°y las lentillas, que no las llevaba puestas!), divis√© delante m√≠o a una buena troupe, ¬°todos amigos m√≠os!, que estaban esperando para acompa√Īarme desde ah√≠.

Con mis amigos rode√°ndonos, Alex y yo volvimos a coger fuerzas de donde no las ten√≠amos, y corrimos al ritmo m√°s digno que pudimos ese √ļltimo kil√≥metro. Entramos ambos compartiendo segunda posici√≥n y parando el crono despu√©s de 10 horas y 44 minutos.

No fu√© f√°cil y ni mucho menos transcurri√≥ tal y como me esperaba, pero vali√≥ la pena. Di todo lo que ten√≠a hasta el final y para m√≠, eso es lo √ļnico que cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *