6 consejos para tu entrenamiento mental para ultra trail

A menudo, cuando corremos y competimos tenemos que aprender a aceptar esa incomodidad y dolor inherente si pretendemos cruzar la línea de meta o dar nuestro máximo. Competir cansa y cuando te exprimes, duele. ¿Por qué lo hacemos? Es una gran pregunta, pero cada cada uno debe encontrar sus motivos. Pero cuando hablamos de ultramaratones o ultratrails, llegamos a un nuevo nivel de sufrimiento.

Si comienzas a sentirte bien durante una ultra, no te preocupes, lo superarás. – Gene Thibeault

Durante las carreras de larga distancia, desde el primero al último tiene que luchar durante horas con las inclemencias del tiempo, el dolor de piernas, agujetas, ampollas, deshidratación, nauseas y otras tantas penalidades. Y es por eso, que además del entrenamiento físico para una prueba, es importante llegar con suficiente fuerza mental para superar todo lo que pueda surgir por el camino… porque a menudo será la diferencia entre acabar o no, o dar lo máximo que puedas dar o no darlo.

Pero para ello, primero debemos prepararnos para sentirnos incómodos durante largos períodos de tiempo, horas, incluso días. Así que la pregunta sería ¿Podemos hacernos más duros mentalmente? ¿Podemos desarrollar nuestra capacidad de sufrimiento? ¿Podemos aprender a abrazar el dolor?

Según diversos estudios, la capacidad de sufrimiento no es algo que tengamos o no de forma natural, si no algo que podemos adquirir.

Entrenamiento mental para ultra trail

Como decía, prepararse para una carrera de este tipo es mucho más que simplemente correr, es también hacer muchas de aquellas cosas a las que nuestro cuerpo no está acostumbrado. Salir de nuestra zona de confort durante los entrenos en los meses previos a un gran objetivo es probablemente una de las mejores ideas que puedas aplicar para llegar preparado a una carrera.

No esperes llegar al día D y tener la voluntad suficiente para superar todos los problemas que puedas tener por el camino.

Aquí te dejo algunas ideas que te permitirán exponerte a situaciones incómodas para prepararte para tus objetivos:

  1. Entrenos con cambios de ritmo, cortos o largos, que te permitan simular el ritmo de competición y que te saquen de la zona «cómoda» de muchos de tus entrenos. Pese a que el ritmo de una ultra no sea exigente, también es importante poder correr rápido.
  2. Entrenamientos en ayunas para correr con los niveles bajos de glucógeno, experimentar que se siente al correr bajo mínimos y enseñar al cuerpo a ser más eficiente utilizando tu grasa como combustible. Además, cuando durante una carrera te encuentres con un bajón, ya estarás familiarizado con esa sensación y podrás tomar los pasos adecuados para solucionar rápido el problema.
  3. Dos o más días de entrenamientos largos seguidos. Intenta salir a correr un par de horas o tres  el día después de tu tirada larga. Haz los «back-to-back» parte de tu rutina y conseguirás mantenerte más fuerte y mejorar tu ritmo en las fases finales de las ultras.
  4. Cuestas y desniveles. No esperes enfrentarte a desniveles que nunca antes has tocado el mismo día de la carrera. Haz días con cuestas con desniveles parecidos a la prueba que estés preparando y siente en tus piernas cómo se acumula el lactato al subirlas. No sólo te hará más fuerte si no que te permitirá tener la experiencia por la mano.
  5. Salidas en grupo con corredores más rápidos que tú. Te supondrá un reto y harás nuevos amigos.
  6. Entrenamientos en condiciones climatológicas adversas. Sal a entrenar aunque las condiciones no sean ideales: Calor, frío, lluvia, nieve o salir a correr a última hora de la noche. Cuánto más te expongas a entrenamientos «incómodos» mejor te notarás en situaciones complicadas el día de la carrera.
  7. Compite más a menudo y experimenta, no esperes a bordarlo el día de tu carrera simplemente colocándote un dorsal. Sal a correr otras carreras sin presión y con la simple idea de experimentar, ya sea para probar tu ritmo de carrera, nutrición o material. Da todo lo que quieras dar y vacíate para conocer tus límites. Correr algunas carreras de esta manera te permitirá aprender mucho sobre tus debilidades y fortalezas y utilizarlo para un mejor rendimiento en otras carreras.

¿Se te ocurre alguna idea más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.