Crónica: Ultra Trail de Barcelona

utbcn4Hace una semana estaba en una cafetería, minutos antes de empezar la Transvulcania y le decía a Marc lo mucho que parecía que había pasado desde la Ultra Trail de Barcelona, pero la verdad es que sólo habían pasado 7 días.

Durante esa semana, no encontré el momento de escribir nada al respecto, supongo que porque no era una carrera fácil de digerir. Era la segunda vez que la corría y en ambas la cosa no fue todo lo bien que podría ir.

En la primera ocasi√≥n, la acab√© despu√©s de un largu√≠simo final y esta vez… bueno, esta vez iba a ser un poco diferente…

TiulaTrail y primer gran objetivo de la temporada

En Octubre¬†nos liamos la manta a la cabeza (m√°s bien Jorge me la li√≥ a mi) para montar y entrenar un equipo de trail llamado TiulaTrail (Tiula es el nombre de una de las peque√Īas monta√Īas que tenemos cerca de casa).

Despu√©s de empezar el a√Īo entrenando bastante bien y pasadas las Navidades, el primer gran reto de la temporada para la mayor√≠a de nosotros era la Ultra Trail de Barcelona.

Bob, correr√≠a la marat√≥n. Jorge, Dani y Diego la ¬ęlong¬Ľ de 70 kil√≥metros. Y finalmente, Angel y yo, la de 100km.

Con todo el verano por delante, esto no era m√°s que el calentamiento para un gran a√Īo, pero era sin duda una gran oportunidad de probarnos y ver que tal est√°bamos en una distancia m√°s larga, despu√©s de algunos meses corriendo distancias m√°s explosivas.

Aunque ninguno del equipo partiamos de cero o de estar totalmente parados, la progresión hasta el día de hoy era más que evidente y sinceramente, verlos acabar de esa manera a cada uno de ellos, fue el gran premio de mi día corriendo la Ultra Trail de Barcelona.

Para mi, era una carrera de redención a la que venía con muchísimas ganas. El gran objetivo de la temporada es la Catalonia Ultra Cup y esta era la primera de las pruebas que disputaba. Sabía que el nivel iba a ser muy alto, pero tenía ganas de quitarme las malas sensaciones de la anterior edición y conseguir acabarla bien, corriéndola hasta el final.

Me iba a apretar, por supuesto, pero iría evaluando conforme evolucionara la carrera y pasaran los kilómetros.

Comienza la Ultra Trail de Barcelona 2016

Angel pasa a buscarme por casa sobre las 4:30 de la ma√Īana. Tenemos alrededor de una hora hasta Begues y nuestra carrera da salida a las 7, mientras que la Long ser√° una hora m√°s tarde y la marat√≥n, dos.

La previsi√≥n del tiempo da lluvia durante la tarde, pero cuando llegamos a Begues y vamos a buscar nuestro caf√©, empieza a chispear ligeramente. No es ning√ļn secreto que me gustan m√°s las carreras duras en las que puedo chapotear en el barro, as√≠ que cuando veo que caen algunas gotas, me pongo a√ļn m√°s contento si cabe.

No hace mucho fr√≠o, as√≠ que a√ļn desentonando un poco, decido salir sin impermeable. Despu√©s de s√≥lo algunos kil√≥metros estar√© asado como un pollo e igualmente mojado, as√≠ que prefiero salir con el mono de trabajo puesto. Al pasar el control de material, el del control me pregunta por el impermeable y le digo que en la mochila est√°.

Nos vamos para la salida y empezamos a meternos entre el barullo de corredores. All√≠ me encuentro con Santi, que meses atr√°s me hab√≠a dicho que no iba a correr m√°s largas (esto engancha), y con Javi, con el que coincid√≠ en Val d’Aran el a√Īo pasado.

Esos instantes pasan volando y para cuando me doy cuenta, ya est√°n dando la cuenta atr√°s y empezamos a correr.

Es la primera ultra en la que salgo con pulsómetro y desde el momento uno voy corriendo en un margen que me he marcado.

Me conozco bien pero no quiero pasarme lo m√°s m√≠nimo, as√≠ que con toda la tranquilidad del mundo enfilo los primeros kil√≥metros de calle por dentro de Begues y un poco m√°s tarde una pista larga y tendida en la que todos los corredores a√ļn vamos muy juntos.

El a√Īo pasado esta parte me la tom√© con much√≠sima m√°s calma, pero al igual que esta, es la primera ultra de la temporada y quiero ver que tal se desarrolla. Han sido muchos meses sin competir en estas distancias y toda precauci√≥n es poca.

Como esperaba, al cabo de minutos el motor ya est√° engrasado y tengo calor. Suerte que no he salido con todo puesto.

utbcn1

Los primeros kilómetros tienen bastante barro y pasan casi sin darme cuenta, compartiendo gran parte de este primer tramo con Javi, con lo que se hace más ameno porque nos vamos poniendo al día de todo.

Continua lloviendo y la niebla es tan densa, que por un momento, si decidiera olvidar d√≥nde estoy, podr√≠a perfectamente estar corriendo en alg√ļn lugar del Pirineo.

La carrera la ten√≠a dividida mentalmente en tres partes. La primera hasta el Garraf, kil√≥metro 35, donde pisamos la playa. Segunda parte, toda la subida de nuevo hasta Begues, kil√≥metro 70. Y finalmente el bucle final de 30 km, que este a√Īo se hac√≠a en sentido contrario.

Al Garraf llego not√°ndome muy muy fresco, siento que me he apretado much√≠simo menos que el a√Īo pasado y a√ļn as√≠ paso por aqu√≠ en 12¬™ posici√≥n. Tengo alguna peque√Īa molestias en la planta del pie derecho, pero no le doy demasiada importancia. Algunos d√≠as atr√°s me di de mala manera con una piedra y la planta a√ļn sigue algo resentida.

Los avituallamientos los hago sin entretenerme lo más mínimo, rellenando bidones todo lo rápido que puedo y cogiendo algo de fruta para comer durante el camino.

utbcn3

De Garraf al siguiente avituallamiento hay 12 kil√≥metros algo complicados y menos corredores que los primeros 35k, as√≠ que toca armarse de paciencia (no porque sean dif√≠ciles) si no porque a√ļn queda mucha carrera. Esta parte se me hizo mucho m√°s larga el a√Īo pasado, pero cuando me doy cuenta, ya he llegado a la Ermita de la Trinitat.

Hay tres minutos de parada neutralizada y los aprovecho para comer un poco mejor y hablar con el fisio¬†que me atendi√≥ aqu√≠ el a√Īo pasado. En cuanto me dejan ponerme en marcha, salgo volando. Tengo tantas ganas de ir a por faena y entretenerme lo m√≠nimo, que un par de minutos m√°s tarde me doy cuenta de que he salido sin los bidones y toca recular.

Llegando de nuevo al avituallamiento me encuentro con el fisio que viene corriendo con ellos en la mano. ¬°Mil gracias Matthieu!

A la ermita llego en 10ª posición, pero unos minutos más tarde de lo que tengo en mente. Viendo que todo va bien, creo que es hora de empezar a barajar tiempos y si todo va bien, mi paso por aquí me deja con la posibilidad de hacer las 12 horas peladas o incluso rebajarlas, todo depende de lo bien que se me den los siguientes kilómetros.

Sin embargo, de aquí al siguiente avituallamiento, del kilómetro 48 al casi 60, mi carrera se tuerce totalmente.

La planta del pie me empieza a doler much√≠simo m√°s y cuando el camino no est√° libre de piedras, ese punto me duele a rabiar. Cada peque√Īa piedra se hace perceptible y empiezo a maldecir las zapatillas que me he tra√≠do para hoy, unas New Balance Leadville algo trotadas. Son anchas de horma y bastante comodas para terrenos rodadores, pero con las piedras del Garraf, esta parte se me hace un infierno y todo me molesta.

Me cambia el ánimo rotundamente y llego a Can Grau en 14ª posición después de haber perdido muchísimo tiempo. Me irrita tanto la situación, que acabo andando más de un llano.

utbcn2

Por suerte, al pasar Can Grau (km59), mientras subimos al Puig de la Mola, la zona con más desnivel de esta parte de la carrera, me uno a dos corredores más que me habían adelantado antes de llegar al anterior avituallamiento y voy tirando de ellos hasta llegar arriba.

El terreno en subida le da un descanso a mi pie y cuando empezamos a bajar, uno de ellos de descuelga y me quedo con Oscar, con el que acabo compartiendo el resto de kilómetros hasta Begues.

Vamos hablando y los kil√≥metros pasan m√°s r√°pidos con una distracci√≥n as√≠. Se lo digo y se lo agradezco, porque aunque no se lo digo claramente, ya tengo en mente abandonar al llegar a Begues. Es demasiado c√≥modo quedarme all√≠ y no ir a por los √ļltimos 30. Podr√≠a acabar, pero de verdad, no tengo ni la motivaci√≥n ni las ganas.

Pero cuando llegamos al avituallamiento de Begues, nos dicen que¬†tres corredores por delante nuestro se han retirado en este punto, as√≠ que estamos en el top 10 seguro. Me vengo un poco arriba y miro la hora. He llegado al kil√≥metro 70 en 7 horas y 40 minutos, casi 35 minutos m√°s r√°pido que el a√Īo pasado, y aunque el pie no me deja correr, f√≠sicamente estoy muy bien para la cantidad de kil√≥metros que llevamos.

Así que, como decía, me vengo un poco arriba y me siento a comer un tupper de arroz que me he dejado preparado en la bolsa de vida. Me cambio la camiseta y cojo los palos para que si la cosa se tuerce mucho, tenga algo en lo que apoyarme.

Salimos de all√≠ a la vez y dispuestos a acabar lo que empezamos. ¬ę¬°Vamos joder! Vamos a acabar esto¬Ľ me digo a ¬†mi mismo, y as√≠ empezamos de nuevo la aventura.

Corremos un poco m√°s por pista y despu√©s de un kil√≥metro y poco, despu√©s de un par de minutos pista arriba, una peque√Īa piedra¬†me hace apretar a√ļn m√°s los dientes y es la gota que colma el vaso. ¬°Estoy hasta arriba! y le digo que continue solo.

Me dice que vamos, que no lo deje, que son 30 kilómetros. Pero yo ya estoy hundido. Me vine arriba rapidísimo al llegar al avituallamiento, pero me deshincho como un globo y decido darme la vuelta por la misma pista por la que iba.

Me quito el dorsal mientras vuelvo y entro al pueblo de Begues con la cabeza baja de decepci√≥n y verg√ľenza. Soy uno de los que no acaba.

Cojo el m√≥vil y leo los mensajes que tengo y le envi√≥ un audio a Juan Pablo, uno de los colegas que tengo en Malta. √Čl tambi√©n corr√≠a hoy, pero en la Gozo Ultra, carrera que gan√© el a√Īo pasado por¬†estas fechas. Casualmente √©l tampoco ha acabado la suya.

No recuerdo bien bien que pienso, sólo que como mínimo, voy a poder ducharme y ver la llegada a meta del resto del equipo.

En estas carreras tan largas, muchas cosas pueden ir mal y cuando una va mal, si no encuentras ni las fuerzas ni las ganas, es f√°cil no acabar. No me gusta no acabar y cuando llego a meta y veo a los corredores pasar, me da envidia y como alguna vez me ha pasado, me dan ganas de volver a echar a correr.

He tenido mala pata, me digo. Mejor as√≠ que continuar castigando el pie, pero en el fondo s√© que me estoy fallando y que aunque parcialmente cierto, es s√≥lo una excusa. No estoy contento y esta carrera me deja muy mal sabor de boca y lo √ļnico que me alegra el d√≠a es ver como acaban sus carreras.

Me prometo no dejar ni una carrera m√°s. Cueste lo que cueste.

Quizás por todo esto, acabar la Transvulcania, contra todo pronóstico y sólo una semana después, fuera una experiencia tan dulce. La vistia a mi fisio (Marcos de +Natural), hielo, mucho antiinflamatorio y un par de zapatillas nuevas, tienen la culpa de que disfrutara como nunca con una carrera pese al mal trago de esta.

¬ŅPr√≥ximo objetivo? En tres semanas, Trail Els Bastions con 67km y 4.250m+. Repetimos carrera, pero es que esos paisajes lo merecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *