Psicología

Somos corredores

Empecé a correr y me decían que muy bien, que ya era hora de perder esos kilos. Al principio costaba mucho. Empezar a correr desde cero es duro. Me faltaba el aire, el pulso se me disparaba y me pesaban las piernas. Todo parecía ir en contra de mi propósito de matar a mi cuerpo de esa manera. No entendía por qué alguien en su sano juicio iba a querer correr por placer.

Algún tiempo después, aún constante, empezarón a decirme «¡Se te ve más delgado! ¿Continuas corriendo?» y les contestaba hinchando el pecho, que aún seguía en ello. Era todo un reto. Me sentía y veía mejor y cada uno de esos comentarios reforzaba esa idea.

Es en esta etapa cuando de verdad…

El día antes de una maratón

El domingo, después de un año sin enfrentarme a esta distancia en asfalto, correré junto a otros miles la Maratón de Barcelona. Si estás leyendo esto, es muy probable que tú también seas uno de ellos ¡Y te felicito! Porque será un gran día. Te lo aseguro.

Desde que me inscribí, las semanas han pasado volando y casi sin darme cuenta ha llegado el día, pero a diferencia de la primera ocasión, a esta voy con algunas cosas aprendidas.

Aprovechando la ocasión, voy a escribir unas líneas, primero, para recordarme lo que es correr una y prepararme mentalmente para afrontarla, y segundo, para ti, que este sábado o cualquier otro, te encontrás en ese día antes de una maratón.

El único objetivo en todas tus carreras

Mientras hablaba ayer con unos amigos, salió el tema del que voy a hablarte ahora. Llevo un rato dándole vueltas y no puedo resistirme a profundizar un poco más. Si lo escribo, quizás calme un poco mi mente, y con un poco de suerte, quizás también te sirva de ayuda.

El tema en cuestión es: ¿Cuál debería ser tú único objetivo en la mayoría de tus carreras?

Paciencia

Para correr hacen falta mucha cualidades, pero una de las que mas me atrae es la paciencia.

La Real Academia Española dice así sobre la paciencia…

3 buenas razones por las que me encanta competir

Cuando hace unas semanas revisé como me había ido la temporada, decidí que este año correría menos carreras y más seleccionadas. Quizás 18 carreras habían sido demasiadas.

Pero ahora que lo pienso con calma… no estoy tan seguro de que quiera competir menos.

Esta claro que encadenar carreras semana tras semana, está muy lejos de ser lo óptimo y recomendable, pero bien seleccionadas y encajadas en el calendario, es más que posible.

En fin, aún no tengo claro que correré este año, lo que si tengo claro es que me encanta competir y estas son algunas de las razones por las que lo hago…

Sin excusas

Estoy sentando frente a la ventana mientras escribo esto y precisamente no hace un gran día para salir a correr. Para mi suerte, hoy es mi día de descanso y con el viento y el frío que hace (es uno de esos días grises en los que el viento azota fuerte), no me hubiera apetecido demasiado salir a correr.

Es extraño que me diga eso, pero todos tenemos días en los que no nos apetece mucho salir a correr, aunque sé, por haberlo vivido una y otra vez, que después de salir a correr siempre me digo «¿Por qué coño me ha costado tanto ponerme las zapatillas?» Y me siento espectacular después de haber acabado. Las horas de día que quedan son siempre mejores después de unos pocos kilómetros.

De todas formas, estas líneas no tenían la intención de decirte que no me apetece mucho salir a correr pero que por suerte hoy es mi día de descanso, estás líneas tratan acerca de no ponerse excusas y como los seres humanos recurrimos a ellas día sí, día también, en muchas de nuestras actividades diarias. Limitándonos en exceso. Y sí, también corriendo.

Por favor…

Cómo pasé de correr 2 o 3 días por semana a hacerlo a diario (o casi)

Algunas veces encuentro inspiración o respuestas a problemas del día a día mientras corro. En cambio, otras, tan sólo es necesario un par de cervezas bien frías y buena compañía para dar, por ejemplo, con la idea para un nuevo post.

De hecho, estas líneas vienen porque hace algunas noches me enseñaron un perfil de Runtastic con actividades de sus primeros kilómetros con unas zapatillas.

Viendo aquello, hubiera sido difícil adivinar que ahora estaría dando la guerra que está dando y me recordó que pocos inicios parecen prometedores.

Los míos tampoco lo fueron.

Manifiesto Trail Running

Me he sentado delante del ordenador y no he podido resistirme a escribir esto. Sólo es un borrador, un montón de ideas sueltas de lo que el trail running es para mi.

En unos días quizás le saque algo de punta a lo escrito. ¡A ver qué te parece!