Somos corredores

Empecé a correr y me decían que muy bien, que ya era hora de perder esos kilos. Al principio costaba mucho. Empezar a correr desde cero es duro. Me faltaba el aire, el pulso se me disparaba y me pesaban las piernas. Todo parecía ir en contra de mi propósito de matar a mi cuerpo de esa manera. No entendía por qué alguien en su sano juicio iba a querer correr por placer.

Alg√ļn tiempo despu√©s, a√ļn constante, empezar√≥n a decirme ¬ę¬°Se te ve m√°s delgado! ¬ŅContinuas corriendo?¬Ľ y les contestaba hinchando el pecho, que a√ļn segu√≠a en ello. Era todo un reto. Me sent√≠a y ve√≠a mejor y cada uno de esos comentarios reforzaba esa idea.

Es en esta etapa cuando de verdad empec√© a disfrutar del correr, el d√≠a en el que pod√≠a darme un buen paseo, despejar la mente y relajarme, sin a la vez escupir el coraz√≥n por la boca. Y es tambi√©n en esta etapa, cuando con un plan en mente y m√°s motivado que nunca, me dije ¬ęAlg√ļn d√≠a correr√© un marat√≥n¬Ľ.¬† Menuda insensatez la m√≠a, pero era algo que hab√≠a que tachar de esa lista de cosas que hacer antes de morir. Lo que no sab√≠a es c√≥mo iba aquello a redefinir lo que era como persona hasta aquel instante.

Pasar√≥n las semanas y poco a poco entend√≠a de qu√© iba eso de la constancia. Empec√© a meter m√°s kil√≥metros en las piernas y algunos d√≠as hasta me forzaba a correr m√°s r√°pido. Aprend√≠ que correr es un deporte justo, que te da tanto como t√ļ le das. Aprend√≠ a valorar m√°s que nunca los d√≠as de descanso, a sentarme cuando estar de pie no era estrictamente necesario, tambi√©n a… tantas otras cosas.

Con el tiempo uno empieza a preocuparse más de lo que come, de cuántos kilómetros, desnivel o horas corre, que de la parrilla de televisión. Un corredor se está gestando.

¬ę¬ŅPor qu√© corres tanto?¬Ľ me preguntaban mientras continuaba mi encruzijada. Mis padres se preocupaban por si estaba comiendo bien, pero supongo que viendo los atracones que me pegaba despu√©s de algunos entrenos, no hac√≠a m√°s que confundirlos. ¬ęM√°s gordito estabas m√°s guapo¬Ľ o ¬ęNo hace falta correr tanto¬Ľ son frases que he escuchado cientos de veces desde entonces.

¬ęEl otro d√≠a muri√≥ uno en una marat√≥n. Si notas que est√°s cansado, para ¬Ņeh?¬Ľ Y cuando a uno le dicen algo as√≠, piensa para sus adentros ¬ŅCuando est√°s cansado de trabajar, de estudiar, o de buscar aquello que tanto anhelas, tambi√©n paras? ¬ŅEres de los que se detiene a la m√°s m√≠nima dificultad? ¬ŅDe qu√© iba a ir esto de correr si no de esforzarse?

Correr es explorar, disfrutar movi√©ndose libremente, relajarnos, divertirnos… pero correr tambi√©n es una lucha entre el cuerpo y la mente, una ciencia con la que aprendes a aceptar lo inc√≥modo. Hay pocas cosas tan gratificantes como salir de tu zona de confort y exigirse y dar lo m√°ximo por lograr un objetivo. Yo lo llamo autorrealizaci√≥n.

No pretendo que aquellos que me rodean y no corren, compartan mi locura, pero con el tiempo, al final llega la aceptación. No siempre lo entienden. Es difícil que alguien fuera de este deporte comprenda qué es correr y por qué lo hacemos con tanta pasión.

Sales a correr y la gente no entiende por qu√©, ¬°Si nadie te obliga a ello! ¬Ņ¬°Por qu√©!? Nos levantamos de madrugada para pegarnos unos kil√≥metros antes de ir a trabajar (son los que nos dan energ√≠a para el resto del d√≠a). ¬°El tiempo no es una excusa! Y tambi√©n lo hacemos a √ļltima hora del d√≠a, despu√©s de trabajar, incluso los d√≠as m√°s perros. Nos calzamos las bambas y hacemos otros pocos kil√≥metros antes de meternos en la cama. Y nuestras parejas nos preguntan ¬ę¬ŅPor qu√© corres tanto, cari√Īo?¬Ľ Porque as√≠ somos mejores, con ellas y con el resto del mundo. Correr mejora nuestros d√≠as, al igual que lo hace su compa√Ī√≠a. Correr nos apacigua el alma y le da brillo a todo lo que nos rodea.

¬ŅPor qu√© sacrificamos nuestras vacaciones y pasamos nuestros d√≠as libres corriendo? ¬ŅPor qu√© nos obsesiona superar tiempos o distancias? ¬ŅPor qu√© tanto esfuerzo por aparentemente tan poco?

¬ŅPor qu√©? ¬ŅPor qu√©? ¬Ņ¬°Por qu√©!?

Sólo hay una respuesta. Porque somos corredores.

1 comentario en “Somos corredores”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *